¿Cómo evitar el calor cuando vas en moto?

¿Cómo evitar el calor cuando vas en moto?

8 junio, 2021 Desactivado Por Autoservicio del Motorista

Guantes de verano ventilados

Guantes confeccionados en piel y malla textil, lo que ofrece una máxima ventilación. Protecciones en dedos, fabricadas en poliuretano totalmente ventilados. Palma reforzada en piel adherente, con una deslizadera de protección en carbono. Puño corto, diseñado con una práctica lengüeta en velcro que facilita la acción de quitar y poner. Función Touch Screen que permite el uso de dispositivos táctiles sin necesidad de quitarse el guante.

Pantalones y chaquetas con mucha ventilación.

Chaquetas muy ligeras ventiladas con protecciones en hombros y codos muy flexibles, capaces de soportar grandes impactos, así como la posibilidad de añadirle espaldera. El forro interior de rejilla antisudor, totalmente transpirable con regulación ajustable en cuello, mangas, puños y bajos cadera.

Mas información de tipos de chaqueta en nuestro blog.

Cubreasientos

Malla 3D de unos 2cm de espesor que crea una cámara de aire que genera una corriente de aire aportando frescor a la zona corporal que está más en contacto con la moto. TUCANO URBANO Cool Fresh Moto Disponibles para motos y scooters.

Chalecos refrigerante

Los chalecos refrigerantes son una prenda interior que está pensada para ser vestida debajo de una chaqueta protectora, en este caso una chaqueta ventilada, que será la que mayor nos ayudará a regular la temperatura del cuerpo cuando hace calor. Es decir, el chaleco no sustituye a ninguna otra prenda de las que debemos utilizar cuando circulamos en moto, sino que es un complemento que añadimos a nuestro atuendo.

Según los fabricantes, un chaleco refrigerante para moto puede hacer descender la temperatura de nuestro cuerpo entre 10 y 15 grados, lo que suena realmente interesante cuando empezamos a sudar dentro del caso.

  • Chalecos refrigerantes que emplean nuestro sudor

Son los más sencillos de todos. Están confeccionados en materiales como poliamida, polímero, celulosa y elastano y se sirven de nuestro propio sudor para refrescarnos. El inconveniente de estos chalecos es que, para cuando entran en funcionamiento, ya hemos pasado calor. Son los más económicos de todos.

  • Chalecos refrigerantes que se empapan

Estos chalecos se sirven de materiales absorbentes para que una vez que han sido sumergidos en agua, y tras ser debidamente escurridos, nos los pongamos y durante plazos que van de las 5 a las 10 horas se libere lentamente el agua restante para mantenernos refrigerados. Son muy frescos, pero el inconveniente de estos chalecos es que nosotros mismos nos mojamos. La teoría dice que el chaleco se debe de secar por completo antes de usarlo y que incluso así las fibras se mantienen frescas, pero si buscas una mayor efectividad el efecto es siempre mayor si aprovechamos su humedad. Su precio no es elevado.

  • Chalecos refrigerantes de líquido interno

Son los más avanzados y los últimos que han hecho su aparición. Son chalecos que pueden ser rellenados con agua. La temperatura de nuestro cuerpo y la temperatura ambiente hacen que el agua de su interior se evapore lentamente para así bajar nuestra temperatura corporal, entrando en acción antes de que rompamos a sudar. Sus fabricantes aseguran rangos de funcionamiento de hasta 8 horas, por lo que si se usan en trayectos cortos se pueden usar durante varios días. Una vez evaporada toda el agua de su interior podemos rellenarlo de nuevo y, a diferencia de los anteriores, no tenemos sensación de humedad en nuestro cuerpo. Son los de precio más alto.